El deseo

En el libro “Yo soy eso” que refleja los diálogos que mantenía Nisargadatta podemos leer:

“Aumente y amplíe sus deseos hasta que nada pueda satisfacerlos excepto la realidad. Lo incorrecto no es el deseo, sino su estrechez y pequeñez. El deseo es devoción. Sea devoto de lo real, de lo infinito, del eterno corazón del Ser”. Nisargadatta, I Am That, p. 211; Yo soy eso, p. 358. )

“Nada se interpone en el camino de su liberación y puede ocurrir aquí y ahora, excepto que usted está más interesado en otras cosas. Y no puede luchar contra sus intereses. Debe usted seguirlos, ver a través de ellos y observar cómo se revelan como meros errores de juicio y apreciación”. Nisargadatta, I Am That, p. 456; Yo soy eso, 729.

“Los deseos débiles pueden eliminarse mediante la introspección y la meditación, pero los deseos fuertes profundamente enraizados tienen que ser satisfechos y sus frutos bien probados”

Nisargadatta, I Am That, p. 97; Yo soy eso, pp. 187 y 188.

“No necesita luchar contra el deseo. En última instancia, éste es un empuje hacia la felicidad, lo cual resulta natural mientras haya aflicción. Solamente vea que no hay felicidad en lo que usted desea”. Nisargadatta,  I Am That, pp. 454-455; Yo soy eso, 727.

“P: El abandono de los deseos, ¿requiere tiempo?

N: Si lo deja al tiempo se necesitan millones de años. Abandonar un deseo tras otro es un proceso prolongado en el que nunca se ve el fin. Deje en paz sus deseos y miedos, preste toda su atención al sujeto, a aquel que está más allá de la experiencia del deseo y del miedo. Pregunte: ¿quién desea? Deje que cada deseo lo devuelva a usted mismo” Nisargadatta, I Am That, p.144; Yo soy eso, p. 260.

“P: ¿Cómo alcanza uno ese estado supremo?

N: Renunciando a todos los deseos menores. Mientras esta satisfecho con lo más bajo no puede alcanzar lo más alto. Todo cuanto le complazca le retiene a usted”. Nisargadatta, I Am That, p. 304; Yo soy eso, 496.

“P: Puede que yo no quiera cambiar. Mi vida es bastante buena tal como es.

N: Dice usted eso porque no ha visto cuán dolorosa es la vida que lleva. Usted es como un niño durmiendo con el chupete en la boca. Puede que se sienta feliz por un momento al estar totalmente centrado en sí mismo, pero basta echar un buen vistazo a los rostros humanos para percibir la universalidad del sufrimiento. Incluso la felicidad de usted es muy vulnerable y breve, a merced de una bancarrota o una úlcera de estómago. Es sólo un momento de respiro, un mero lapso entre dos penas. La felicidad real no es vulnerable porque no depende de las circunstancias

(…) Usted dice que es feliz ¿Es realmente feliz o solamente está tratando de convencerse a sí mismo? Mírese con valentía y de inmediato se dará cuenta de que su felicidad depende de las condiciones y circunstancias, de aquí que sea

momentánea, no real. La felicidad real fluye desde dentro”. Nisargadatta I Am That, pp. 472-473; Yo soy eso, pp. 757- 758.

“(…) Todo lo que usted quiere es ser feliz. Todos sus deseos, cualesquiera que sean, son

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s