25 y 26 de Enero 2014, Práctica Filosófica con Oscar Brenifier

El  Institut de Pratiques Philosophiques organiza en Madrid durante los dias 25 y 26 de Enero de 2014 un SEMINARIO DE PRÁCTICA FILOSÓFICA bajo la coordinación de Oscar Brenifier. Este seminario se dirige, sin ningún requisito de experiencia o erudición, a todos los que se interesan en la práctica filosófica, para conducir una práctica de diálogo o en el área de la enseñanza, en un plano profesional o amateur, puede servir tanto de iniciación como de profundización.

Contacto en España: lamersale@yahoo.es Mercedes García Márquez, responsable junto con Ana Sanz Fuentes anasanzf@gmail.com de la formación a distancia siguiendo el protocolo diseñado por el IPP.

Páginas a consultar:

http://www.brenifier.com/espanol

http://www.pratiques-philosophiques.com/espana.html

http://tallerdepracticasfilosoficas.com

Fechas y horario:                     25 y 26  de enero de 2014Sábado de 10 h. a 14 h. y de 16 h. a 20 h.

Domingo de 10 h. a 14 h. y de 16 h a 20 h

 

Lugar:   La Quinta del Sordo, en la calle del Rosario, 17

http://quintadelsordo.com/donde-estamos/

Precio:               90 € Estudiantes: 60 €.

 

Inscripciones:         Realizadas antes del 15 de Enero de 2014al ingresar el importe en la cuenta corriente:

2038 1756 8138 0002 7007 Bankia

Titular Mercedes García Márquez

Hacer referencia a:  “Seminario práctica filosófica”

 

Información:         Para cualquier petición de información sobre la matrícula  escribir un correo a Mercedes García Márquez lamersale@yahoo.es 

El arte de preguntar, como todo arte, es un proceso que resulta de una actitud sobre la que se funda. Y una actitud no se puede enseñar pero sí se puede descubrir, podemos tomar conciencia de ella y nutrirla.

La filosofía es inherente al hombre, pero unos hombres u otros, según las circunstancias, habrán desarrollado más o menos esta facultad natural. A lo largo de la historia se han producido instrumentos que hemos heredado, pero del mismo modo que los progresos técnicos no hacen del hombre un artista, los conceptos filosóficos establecidos no hacen del hombre un filósofo. La práctica filosófica es la actividad que permitirá que las herramientas filosóficas se vayan instalando en nuestra vida cotidiana, así como que la experiencia de pensamiento que en ella se ofrece  nos abra a marcos más amplios de consciencia. 

JOHN DEWEY. La experiencia, fundamento del aprendizaje

John Dewey, 1859-1952, filósofo americano.

  • «Las sensaciones no son parte de ningún conocimiento, bueno o malo, superior o inferior. Son, más bien, provocaciones incitantes, ocasiones para un acto de indagación que ha de terminar en conocimiento.»
  • “En realidad, los intereses no son sino aptitudes respecto de posibles experiencias; no son logros; su valor reside en la fuerza que proporcionan, no en el logro que representan.”
  • Cuando el niño llega al aula “ya es intensamente activo y el cometido de la educación consiste en tomar a su cargo esta actividad y orientarla” (Dewey, 1899, pág. 25).
  • Cuando el niño empieza su escolaridad, lleva en sí cuatro “impulsos innatos –el de comunicar, el de construir, el de indagar y el de expresarse de forma más precisa”– que constituyen “los recursos naturales, el capital para invertir, de cuyo ejercicio depende el crecimiento activo del niño” (Dewey, 1899, pág. 30
  • “La escuela es la única forma de vida social que funciona de forma abstracta y en un medio controlado, que es directamente experimental, y si la filosofía ha de convertirse en una ciencia experimental, la construcción de una escuela es su punto de partida” Dewey, 1896a, pág. 244).
  • “Los hechos y certezas que entran en la experiencia del niño y los que figuran en los programas estudiados constituyen los términos iniciales y finales de una realidad. Oponer ambas cosas es oponer la infancia a la madurez de una misma vida; es enfrentar la tendencia en movimiento y el resultado final del mismo proceso; es sostener que la naturaleza y el destino del niño se libran batalla” (ibid. pág. 278).
  • “La mente no está realmente liberada mientras no se creen las condiciones que hagan necesario que el niño participe activamente en el análisis personal de sus propios problemas y participe en los métodos para resolverlos (al precio de múltiples ensayos y errores)” (Dewey, 1903, pág. 237).
  • «Si los deseos fueran caballos, los mendigos serían jinetes.»